8 de abril de 2017

Recurso: Biblioteca Virtual de Viajes Científicos Ilustrados

Se ha presentado, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Biblioteca Virtual de Viajes Científicos Ilustrados, durante los siglos XVIII y XIX, de la Fundación Ignacio Larramendi y, enlazándolo con el siglo XXI, "El perfeccionaiento del trineo de viento" que el explorador polar Ramón Hernando de Larramendi ha patentado para las expediciones científicas que lleva a cabo en el Ártico y en el Antártico.

La Biblioteca Virtual de Viajes Científicos Ilustrados es un micrositio de la Biblioteca Virtual de Polígrafos. Está implementada en la nueva versión del programa DIGIBIB, la número 10, que cuenta con muchas funcionalidades nuevas, así como una forma totalmente renovada de presentar la información, tanto de los registros de autoridad como de los bibliográficos.

Poco a poco, la nueva versión de DIGIBIB se implementará en todas las instalaciones operativas en España, bibliotecas virtuales o digitales que constituyen una parte muy importante de la aportación de España a Europeana, a través de Hispana, que también está implementada en otro producto de DIGIBÍS, el agregador de contenidos DIGIHUB, basado en el protocolo OAI-PMH, y en la publicación de datos en Linked Open Data conforme a la ontología de Europeana Data Model.

Visualización muy novedosa

Los registros de autoridad presentan una visualización muy novedosa, además de la imagen del autor y una biografía, como mínimo basada en la Wikipedia y extraída a partir de la DBpedia de forma automática, cuentan con todos los vínculos posibles a vocabularios de valores codificados en el campo 024 de formato MARC 21 para registros de autoridad. También se han codificado las coordenadas de los lugares de nacimiento de los polígrafos en el campo 034. Y además, se han revisado los campos 372 y 374 donde se hace constar el campo de actividad y las ocupaciones de los autores que forman parte de la Biblioteca Virtual.

Estas tareas, en su mayor parte, se han efectuado con técnicas de reconciliación semántica, que no solo suponen un esfuerzo mucho menor que si se hubieran hecho de forma manual, sino que han servido para depurar posibles errores. Esto se puede hacer con una base de datos de 1.000 autores, o con 10.000 o 100.000. Lo primero sería factible de forma manual, lo segundo imposible.

La información es navegable en todos los casos y, además, encolumnada a la derecha se detalla la información de los campos de actividad, filiaciones, ocupaciones, idioma, etc.

Cuenta también con una línea del tiempo donde se conjugan los lugares y fechas de nacimiento de los polígrafos de forma muy visual.


Bibliográficos y autoridades establecen vínculos con otras fuentes de información

Los registros bibliográficos están catalogados con la última versión del formato MARC 21 y siguen las RDA. Cuando se busca en las obras se disparan las APIs de Europeana y de la Digital Public Library of America, y cuando se muestran los resultados es posible delimitar esos resultados por una serie de facetas.

Como buena biblioteca virtual, da acceso a la información digitalizada y asociada a los registros bibliográficos, tanto se hayan digitalizado por la Fundación Ignacio Larramendi como, y esto es lo más importante, por otras instituciones, bien a través de Hispana, bien a través de Europeana.

Es decir, gracias a esta tecnología de DIGIBÍS los registros bibliográficos o de autoridad, además de la información que proporcionan en sí mismos, establecen vínculos con muchas fuentes de información como VIAF, datos.bne.es, Wikidata, DBpedia, ISNI, ORCID y los ya mencionados Hispana y Europeana. El interesado en estas cuestiones haría bien en ver la Nota a esta edición digital que acompaña a la Biblioteca Virtual de los Viajeros Científicos Ilustrados.


En definitiva, es una forma nueva y muy avanzada de tratar los registros de autoridad y bibliográficos en una biblioteca y aunque queda mucho camino por recorrer en las nuevas generaciones de programas de gestión bibliotecaria, esta Biblioteca Virtual de los Viajeros Científicos Ilustrados ya ha empezado el viaje, y estaríamos encantados si nos quieren acompañar.